Como fumar sin pagar impuestos (Impuestos y economía colaborativa)

|


Cigarros

Fumadores que fumáis

y en en vicio vivis

Acaso no preferís

sin impuestos vivir


La “economía colaborativa” es “colaborar” para convertir una transacción económica habitual, un servicio o una venta, en un trueque privado a la antigua usanza, evitando controles, ISOs, gastos adicionales e impuestos.


Una variación de “economía colaborativa” era la venta directa de productos, “del productor al consumidor”, y, de este modo, se podían comprar en Toledo naranjas recogidas “para nosotros”, el día antes, en Valencia. Aquí, se eliminaban los intermediarios, pero impuestos, había que pagarlos igual.


Se había extendido por internet la venta de tabaco en hoja, sin triturar, con una importante reducción del precio, porque gran parte del precio del tabaco son impuestos. Es posible comprar un kilo de tabaco por 10 euros, y tras liarlo, se conseguían unos 1.500 cigarrillos, 75 cajetillas, casi cuatro cartones de tabaco de los paquetes de 20. Para los que no fumen, ahora se venden paquetes de 20, 29 y hasta 37 cigarrillos. Multipliquen el precio de una cajetilla por 75 y compárenlo con 10€.


Para ser mas exactos, del precio actual del cigarrillo, solo un 8% se destina al estanquero, un 12% al fabricante, y un 80% son impuestos, especiales o IVA. En otras palabras, el tabaco es el producto con mayor carga impositiva del pais.


La recaudación de impuestos por tabaco son, aproximadamente, unos 9.000 millones de €/año, es decir, un 5% de la recaudación total del Estado. Personalmente no fumo, y siempre he estado a favor de que los fumadores paguen la totalidad de los impuestos que necesita el Estado, pero, hemos de reconocer que esta carga impositiva es un “rompe-espaldas”, y vamos a dejar lisiados a medio país, lo que no es plan.


Para los que quieran sumarse a esta práctica, de comprar un kilo hoja de tabaco a 10€ cada 75 cajetillas (una “ligera” reducción del precio del producto), y a modo de pequeño manual de instrucciones, pueden seguir leyendo.


Primero, donde comprar. Si son vds amigos de las grandes cantidades lo pueden hacer en la sociedad estatal “Española de Tabaco en Rama S.A.”, empresa legal donde las haya, pues pertenece a la SEPI, a precios, aun, mas bajos que los descritos, pero solo venden por toneladas. Para cantidades inferiores a las toneladas, puede enconrarse en Internet. A menor cantidad mayor precio, hasta un mínimo de un kilo, que como hemos dicho, son 10 euros.


En internet podrá colaborar con la economía local, pues ya son varios los agricultores, sobre todo de Extremadura, que se han apuntado a la economía colaborativa, bajo el lema ya citado “del agricultor al consumidor”, y venden directamente su producto, sin intermediarios, en detrimento de las grandes multinacionales del tabaco, y los estancos.


Luego debemos de elegir el producto, pues, el catálogo es amplio. Aun cuando para gustos, están los colores, verá que existen muchas variedades de plantas, pero la que mas abunda es la "Virginia clase II". Es una hoja baja en nicotina, dulce y de aroma agradable, pero esto es solo una opinión.


Recibido el producto se compra un molinillo de café, por unos 10 euros, papel de liar, y a fumar. Si vd es excesivamente vago, torpe, o ambas cosas, existen máquinas de liar cigarrillos, “el los mas acreditados estancos de su ciudad”. El papel del borrador de la Renta NO debe ser usado como papel de liar cigarrillos, a lo sumo como cerilla para encienderlo.


El resultado, por unos 20€ tiene sus primeros cuatro cartones de tabaco, una vez hecha la inversión, los siguientes salen un poco mas barato.


Como se podrá deducir, en poco tiempo la situación tomó tal magnitud que decidió intervenir la Agencia Tributaria, contra aquellos que ese atrevían a fumar sin pagar impuestos, sus 9.000 millones de impuestos estaban en juego. El resultado de la persecución no fue el deseado, y la reducción de ventas creció, hasta el punto de que Philip Morris Spain y la Guardia Civil firmaron un acuerdo, en el 2015, por el cual la primera aportaba cámaras subacuáticas, sistemas de visión nocturna, furgonetas con escáner y dispositivos móviles para verificar la autenticidad de productos del tabaco, etc, con el fin de facilitar la persecución de esas personas que se negaban a pagan impuestos y pretendían seguir fumando. Se criticó una segunda parte no muy bien difundida, del acuerdo de donación de material de Philip Morris Spain. Se consideraba inadecuado el cambio de destino de personal de la Guardia Civil de otras actividades para la utilización de estos medios, es decir, se donaba material para aumentar la dotación de personal en la persecución de este comercio del tabaco, a costa de reducir efectivos en otras actividades. Algunos, incluso, lo calificaron como un “alquiler” del personal y de todos los medios de este cuerpo policial para el beneficio de una empresa que pagaba estos servicios no con dinero, sino con un equipamiento que solo servía para sus intereses.


La persecución policial de estos almacenes arrojó unos resultados iniciales de menos de 80 toneladas, y llegó a varios millones en 2017. Las condenas por defraudación de impuestos fueron de cientos de millones de euros. Las cantidades de millones en multas eran normales. Pueden ver una de estas sentencias en  http://cort.as/-G7co


Ahora una sentencia del TS deja sentado lo siguiente:


  • La ley no castiga la compraventa del tabaco, ya sea en planta u hoja.
  • La ley persigue el contrabando de las “labores del tabaco”, no la compraventa de hoja de tabaco.


Pueden consultar esta interesante sentencia del Tribunal Supremo en http://cort.as/-G7Vc


Es algo lógico, si “Española de Tabaco en Rama S.A.”, empresa de la SEPI (Estado Español) vende hoja de tabaco libremente, el Estado esta declarando que es una actividad lícita, y no debería de ir contra sus propios actos.


Ahora nos planteamos si la “economía colaborativa” es “colaborar” con la distribución más homogénea de la carga fiscal que representan los impuestos, porque, los fumadores colaboraban más cuando pagaban 9.000 millones de euros en impuestos.


La conclusión es que, mientras explicamos como fumar sin impuestos, habrá alguien pensando como cobrarme a mí la diferencia, y esto NO es colaborar con mi bolsillo, sino todo lo contrario. Todos tenemos claro que la Hacienda Publica, aquí, no colabora, y alguien, siempre, “pagará el pato”.


Manuel de Cristobal

Abogado

ICAM 56.250


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.